Pachy Naranjo en La Original de Manzanillo



Por. Lic. Onelia Méndez Jiménez[1]
Manzanillo es una ciudad en azul, rítmica, talentosa, fecunda; en su seno creció el órgano, se aplatanó la conga y el son se enriqueció para hacerse único, distinguido, de aquí; y aquí vio la luz una agrupación que sintetizó, en una mezcla casi perfecta, la sonoridad de esta región en una orquesta con un timbre típico, original.  
Esta singular orquesta devenida en principal agrupación musical  de la ciudad, la provincia y el país, nació en la casa de Jesús Armesto Comas[2] a iniciativa de un grupo de jóvenes con inquietudes musicales que la llamaron Orquesta Típica Original de Manzanillo; “… comenzamos jugando, yo tenía 14 años… descargábamos en la casa de Jesús Armesto… ahí ideamos formar una típica… ¡Y a eso nos dedicamos!”[3]. El 21 de diciembre de 1963 se presentan, por primera vez como orquesta, en el Yates y Pesca [4].
Desde entonces Pachy realiza los arreglos y las  orquestaciones de todo lo que hace La Orquesta Original de Manzanillo; compone, versiona clásicos cubanos y extranjeros que quedan  como lo mejor de la música cubana de todos los tiempos; él Es en la Original, y ésta inspiración, pasión y concreción de la obra de toda su vida. Desde esta perspectiva puede afirmarse que La Original de Manzanillo es la obra mayor de Wilfredo Salvador Naranjo Verdecia; demostrarlo es el fin de esta breve monografía.
Wilfredo, Pachy, Naranjo Verdecia es pianista y comienza a orquestar para La Original  adaptando números de La Aragón, de otras orquestas y obras inéditas de autores varios; con ello va conformando un repertorio propio para esta Orquesta conformada por músicos muy incipientes, con bajo nivel técnico, por eso expresa: “Escribir música en estas condiciones es una gran escuela para el que comienza. Los primeros  años, 1963 a 1965, de La Original me dieron la posibilidad de escribir, orquestar y aprender; [y  agrega]…de forma autodidacta logré establecer un concepto muy profundo de lo que es la música, al lado de personas como Rafael Lay, Adolfo Guzmán, Tony Taño, Osmundo Calzada...”[5]  
Pachy con su estilo peculiar le imprime un sello distintivo a la sonoridad de esta Orquesta cuyo  formato es de charanga francesa: violines, flauta, pailas, güiro, tumbadoras, piano, bajo y cantantes. En un principio, antes de ser profesionales, no tenían suficientes violines y se usó, en su lugar,  un acordeón de teclado que permitía imitar el sonido de los violines y hacer que la orquesta sonara a charanga; de este hecho peculiar nace lo de original en el  nombre de La Orquesta[6] y el comienzo de un proceso de singularización que la distinguirá en el conjunto de las charangas cubanas al tiempo que se ponía, lo que bien pudiera llamarse, la primera piedra de la sonoridad original sedimentada en el sonido peculiar del piano cuando Pachy acaricia el teclado. 
Para grabar en la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM), en octubre de 1964, dos discos de 45 RPM [7], La Orquesta necesitó un refuerzo de cuerdas que buscó Rafael Lay Apesteguía entre los primeros violines de las mejores  orquesta de Cuba en ese momento y Alejandro Tomás Valdés, chelista de la Sinfónica Nacional; ¡que refuerzo! para una orquesta joven con músicos incipientes, pero Pachy con su gran talento y sagacidad supo acoplar los mejores violinistas de Cuba con La Original de Manzanillo.
Al llegar a La Orquesta, en 1965, músicos de la Sinfónica de Oriente con mayores posibilidades técnicas Pachy pudo  “…apretar  la mano en cuanto a la técnica y los arreglos”[8], crea un repertorio inédito para La Orquesta con ciertos experimentos musicales que permitieron alcanzar una sonoridad peculiar con recursos armónico que fueron marcando lo que sería después el sonido original,  y comenta  “… cuando se incorporan los violines ya  La Orquesta tenía un timbre que si bien se parecía al de La Aragón, sonaba a Manzanillo”[9],  tal como se puede apreciar  en números como  “Me sabré conformar”[10] y “Bajando la loma”[11]  
Con ellos Pachy pudo  hacer  “…un trabajo más enjundioso, complicado… [Porque]… ya teníamos músicos con más oficio. Todo esto me dio la posibilidad de elaborar un tipo de música que, si bien era muy buena, no se correspondía con las necesidades del bailador… hicimos como un experimento, una especie de laboratorio incluyendo compases de amalgama, no bailables, con armonías complejas llegando hasta el  dodecafonismo, cosas muy complicadas para lo que es una música popular bailable… era un época de búsqueda… muy influenciados por grupos extranjeros y éramos como caricaturas de estas cosas. Por suerte en 1971, en un carnaval de Bayamo, alguien del público preguntó ¿Pachy cuándo nos vas hacer bailar? … y Manolo [12] dice: hay que retomar esto y saca el número: “Si, me gusta el son”… y se me ocurre la idea de  cambiar el toque de güiro de dos golpes… por tres golpes…  quise remedar la cadencia del órgano manzanillero… cambié el  golpe de tumbadora imitando el timbal grande del órgano y con el tumba´o de la organeta [13] junto con la guitarra eléctrica, que ya la teníamos,  en función de un tumba’o a tiempo  semejante al tres del Guayabero  enriquecido con el empleo de la cuerda en frases melódicas nos acercamos a la sonoridad de nuestra tierra pero, sobre todo a una cosa muy importante que es la cadencia del órgano manzanillero… y esto se logró con este número… con el cual comienza a identificarse  el sello sonoro de La Original de Manzanillo.[14]   
El modo en que Pachy toca el piano y hace los arreglos conforman la  sonoridad de esta original charanga que de la mano de Pachy incursiona de manera inteligente en la tecnología para enriquecer  las posibilidades sonoras de La Orquesta.
En la década del 80 del siglo XX incorporan el sintetizador o teclado inteligente,que enriquece la sonoridad  Original. “Traigo la última”[15] fue el primer número grabado, en disco, donde una charanga utilizó este instrumento. En la década de los 90 del mismo siglo se incorpora la máquina de ritmo y el secuenciador que  posibilitan usar recursos tecnológicos que facilitan el empleo de instrumentos que no están en el formato de La Orquesta, estos recursos permiten  como dice Pachy “… poder orquestar para una orquesta sin límites.”. “Un poquito de muchacho” y “La Macorina” muestran lo que logra hacer Pachy con la tecnología en una orquesta típica sin abandonar su sello característico, su identidad.
Wilfredo Naranjo Verdecia, Pachy, es el director de orquesta que más tiempo lleva  con su  Orquesta y dice: “Es algo que la vida  me puso en las manos  y de lo cual no me arrepiento ni me arrepentiré jamás… yo soy un auténtico producto de Manzanillo y gracias a La Original es que he podido ser lo que soy porque La Orquesta es mi taller, prácticamente mi vida”, y recuerda,…La Original es la obra más grande de toda mi vida… es mi mejor obra artística, la más consumada y algo que he llevado dentro siempre … y aquí estoy… desde Manzanillo”[16]; y no solo esto sino que “… haber encauzado e inducido, sin insolencias, a su grupo fidelidad a la tierra y subordinar el lápiz al nivel del capital profesional bajo su batuta, logrando un empaste sonoro autóctono y perfectamente reconocible por los medios de difusión…, es el principal mérito de  [Pachy] … quien aún está por entregar a Cuba lo mejor de su talento[17].
En síntesis puede afirmarse que la conformación  y consolidación del ambiente sonoro de La Original de Manzanillo es un proceso marcado por el trabajo creador de Pachy, cuyo resultado es el sonido  que identifica a La Original de Manzanillo con el sello característico de su región por eso ella es, en sí misma,  identidad y originalidad, patrimonio cultural de Manzanillo y la obra de toda una vida de Wilfredo Pachy Naranjo Verdecia que, en el año 2011, fue reconocido con el Premio Nacional de Música precisamente por sus aportes a la música cubana desde Manzanillo.


Bibliografía
·         Luzúa Estrada, Armando. Las tradiciones manzanilleras y su influencia en La Orquesta Original de Manzanillo. Trabajo premiado en el segundo evento teórico. Manzanillo 2009.
·         Naranjo Verdecia, Wilfredo Salvador. Currículo musical. 2011. Manzanillo. Inédito.
·         Méndez Jiménez, Onelia. Notas de una conversación con Pachy. Inédito. 2011.
·         Milanés, Benito Joaquín. Originales, una profecía cumplida. 9 de diciembre del 2008. Versión digital. www.radiogranma.cu.
·         Méndez Jiménez, Onelia y Roberto Mesa Matos. Entrevista realizada a Wilfredo, Pachy, Naranjo Verdecia. Noviembre 8 del 2012. [Casa de Pachy]. Manzanillo. Granma. (Inédito).
Nota
Wilfredo Salvador  Naranjo Verdecia, Pachy para Cuba y el mundo, nació el 3 de junio de 1949, en Manzanillo. Sus padres Wilvia y Wilfredo, críticos y consejeros. Él y  su mamá constituyeron un binomio autoral. Fue un estudiante excelente, galardonado en el colegio “La Salle” por su rendimiento académico. Cantó en el coro de la escuela y tocó la caja  redoblante en la banda del colegio. Dibujó y realizó una pequeña incursión en las artes plásticas. Estudió piano en la escuela de las Ross. Fundador del conjunto “Los Traviesos”, de la secundaria básica “Bartolomé Masó”. Es arreglista, compositor y director de orquesta; el que más tiempo lleva frente a su agrupación en Cuba. Ha hecho mucha música incidental para radio, televisión y espectáculos. Tiene una hermana, dos sobrinos  y cinco hijos: Alexei, pianista; Katia y Karelia, cantantes;  María de Lourdes violinista  y  Wilvia de las Mercedes, economista. Tiene 5 nietos. Su esposa es Olga [Katy]. Creador junto a ella del dúo Katia y Karelia. Director musical de la orquesta Los Originalitos junto a su esposa e hijas. Su casa es Hogar Cultural. Le gusta la culinaria, le encantan los animales, pero siempre PIENSA EN MÚSICA, en crear nuevas melodías, en compartir con la familia y los coterráneos.



[1] Atiende la sección de patrimonio en el Grupo de Relaciones Públicas de La Compañía Original de Manzanillo. e-mail onemen@ucm.grm.sld-cu
[2] Bajista y fundador de La Orquesta Original de Manzanillo.
[3] Wilfredo, Pachy, Naranjo Verdecia. Entrevista concedida al programa “Así” de Radio Rebelde, trasmitido desde los Estudios “San José”, en Manzanillo. Junio 25 del 2012
[4] Hoy Centro recreativo  Costa Azul. Manzanillo
[5] Wilfredo, Pachy, Naranjo Verdecia. Entrevista concedida a la autora con motivo de la actualización de su currículo. Julio 2011
[6] “Del nombre hay mucho que contar, expresa Pachy, lo de Típica está claro, responde al formato de la Orquesta; lo de original nació de todos en casa de Armesto y… tiene que ver con el uso del acordeón, ninguna charanga de la época lo tenía, la nuestra lo usó porque no teníamos suficientes violinistas. Lo de Manzanillo nace en Las Tunas, 1964, porque las personas al leer, en las máquinas que viajamos, “Orquesta Típica Original” preguntaron ¿original de dónde,  original de qué?  y dijimos de Manzanillo…
[7] El primero de ellos  con los números “Al compás de la Zamba” de Juvencio Guerrero y “Dicha y felicidad” de Félix Peña. El segundo, también con dos números “Cuba en Carnaval” También de Juvencio y “Tú delación” de Yoel Talabera. Pachy hizo los arreglos.
[8] Wilfredo, Pachy, naranjo Verdecia.  Entrevista concedida a la  autora. 8 de noviembre de 2012. Inédita
[9] Ídem
[10]  Pieza compuesta por José Pérez Varona, Chiqui, fundador y timbalero de  La Orquesta. 1963 - 2002
[11]  Pieza compuesta por Rogelio Mendoza, Nono, cantante de La Original desde 1964 hasta el 2010.
[12]  Manolo del Valle cantante de La Original desde 1964 hasta 1982
[13] En 1970 durante un concierto en la ciudad de Baracoa La Original utiliza  este instrumento. Es la primera vez que una orquesta típica lo hace.   .
[14] Wilfredo, Pachy, naranjo Verdecia.  Entrevista concedida a la  autora. 8 de noviembre de 2012. Inédita
[15]  Pieza compuesta por Cándido Fabré Fabré cantante y compositor de La original desde 1983 hasta 1993
[16]Wilfredo, Pachy, naranjo Verdecia.  Entrevista concedida a la  autora. 8 de noviembre de 2012. Inédita
[17] Milanés, Benito Joaquín. “Originales una profecía cumplida. 9 de diciembre del 2008. www.radiogranma.cu

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada